Skip to content

El fruto prohibido nunca ha sido tan dulce…

El mundo conoce a Samantha Brooks como un prodigio del violín, pero ella esconde una verdad: el deseo que tiene de su tutor.

Liam North la tuvo en custodia hace seis años. Ahora está crecida, pero él todavía la trata como a una niña. No importa cuánto la quiera.

No importa cuánto le duela, aunque tenga solo una bocada.

Sus overture rompen todas las defensas del ex-soldado, pero hay más en juego que el cuerpo de Samantha. Cada toque, cada beso, cada noche. Cuanto más se acerque a él, más se arriesga a descubrir su secreto más oscuro. Samantha está a un paso de descubrir lo que pasó la noche que perdió a su familia.

A un paso de abandonarlo para siempre.